PARA TOD@S LOS AMANTES DE LA CREACIÓN Y EL PENSAMIENTO ¡¡¡BIENVENIDOS!!! A MI ESPACIO Y LUGAR DE ENCUENTRO... DÓNDE ESPERO OS SINTÁIS LO MÁS CÓMODOS.

martes, 28 de febrero de 2012

Los clavos

-


Un padre entregó a su hijo un puñado de clavos, una tabla, un martillo y le dijo.

- Cada vez que tu conciencia te diga que has hecho o dicho algo que no esta bien, clava un clavo en la tabla. Cuando hayas terminado me avisas.

A pocos días, el niño llevó al padre la tabla llena de clavos.

- Bien dijo el padre, y mientras tomaba el martillo de la mano del niño le dada una tenaza, agregó:

- Ahora te propongo otra cosa. Cada vez que estés seguro de haber procedido bien, arranca un clavo.

En menos tiempo que le había llevado clavar los clavos, el hijo volvió con la tabla vacía.

- Los desclave todos papá, – exclamo con mucha alegría. El padre lo abrazó y le dijo emocionado:

- Me siento feliz al comprobar que en tan corto tiempo has logrado compensar tu proceder anterior.

Pero si observas la tabla verás que cada clavo ha dejado su huella. Recuérdalo. 



Resulta importante tener siempre presente la forma correcta en la que debemos comportarnos en nuestra vida cotidiana. Es importante entender que al respetar y comprender a nuestro prójimo, también lo estamos haciendo con nosotros mismos. Es posible que en algún momento del día, producto de la tensión, te comportes de una manera poco adecuada. Recuerda que pedir perdón con sinceridad, demuestra la madurez de tu espíritu.

No debes de olvidarte que en una conversación, lo importante no es tener la razón, sino compartir tu punto de vista. Has de recordar que cada uno es responsable de sus actos y que muchas veces las personas necesitan equivocarse para aprender.



El padre, el hijo y los clavos. Autor:  Lev Tolstoi






17 comentarios:

Sony dijo...

hola carlos,una excelente reflexion y ojala muchos aprendieran a desñcavar los clavos despues de haber aprendido a hacer las cosas bien en esta vida.

te dejo un fuerte abrazo !!!!!!

Gladys dijo...

Hola querido amigo una hermosa historia muy sabia deja una gran enseñanza es una muy buena reflexión
muchas gracias por compartir tan linda historia.

Un gran abrazo con mucho cariño, que tengas una linda semana amigo mío.

Rosana Martí dijo...

Una historia muy entrañable, con una reflexión preciosa.

Un fuerte abrazo amigo mío, siempre con mi cariño.

La Gata Coqueta dijo...



Las palabras nacen en el jardín de tu alma
como las flores brotan en el vergel de los sueños
de pétalos transparentes besados por la tundra
emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

Un abrazo de ruiseñor
y un beso de mariposa
para enarbolar una sonrisa
en el arcoíris de esta mañana…

María del Carmen

Rayén dijo...

Ciertamente, de los errores a veces aprendemos más que de los aciertos.
Bonita reflexión.

Te dejo mis cordilaes saludos.

Myriam dijo...

El respeto es la base de las relaciones.

El padre le da una muy buena enseñanza al hijo de forma práctica y tangible.

Abrazos

Abuela Ciber dijo...

Darle la valia que se merece a los seres que contactamos en nuestra vida, creo que es una camino de feliz de transitar.

Cariños

PD te soy sinbcera estas letritas de abajo me tienen bizca.

Jabo dijo...

Y que importante es tomar conciencia que que todos nuestros actos, todos, influyen en las personas que nos rodean. Por ello debemos tratar al resto con cuidado, siendo nosotros mismos, pero sin herir.
Abrazo. Jabo

Poetiza dijo...

Hola Carlos, muy buena reflexion. Te dejo un beso, cuidate.

MAJECARMU dijo...

Carlos Alberto,gracias por tu visita,amigo.
Tu relato nos lleva a reflexionar sobre la importancia de ser conscientes de nuestras palabras y actos.Obrar con buena voluntad siempre y si nos equivocamos,rectificar,admitirlo y disculparnos,ello nos ayudará a ir por la vida con la conciencia tranquila y sobre todo con paz interior.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu excelente post.
FELIZ FIN DE SEMANA.
M.Jesús

Marina-Emer dijo...

precioso telato y muy directo y verdadero a veces nos creemos con la razón y no la tenemos ,
gracias querido amigo por tu amistad y tu visita a mi casa pequeña pero con unas puerta abiertas de par en par para que mis amigos tomen posesión y esten comodos en mi compañia
besos
Mrina

Pedro Luis López Pérez dijo...

Me ha encantado lo de la tabla, el clavo y la huella de los agujeros en la madera. Verdaderamente inteligente, persuasivo y ejemplizador. A veces en cosas sencillas encontramos explicaciones de un sumo y profundo valor moral y ético.
Extraordinaria Entrada, Carlos.
Tienes un blog maravilloso y, desde este momento, me hago fiel y aférrimo seguidor de tan lindo espacio.
¡¡¡Gracias!!! Por tu comentario en mi Poesía, dedicada a nuestra amiga Gladys. Me parecido estupendo.
Un saludo, Carlos.

La Gata Coqueta dijo...



Un buen fin de semana te deseo con el afecto que hemos granjeado desde que he tenido el gusto de conocerte.

Un beso y una melodía en armonía al día de hoy.

María del Carmen


Janeth dijo...

Carlos vengo agradecida por tus palabras en mi blog,... sobre el texto que tan gentilmente nos ofreces; me parecio muy sabio, cada dia cometemos errores aveces sin darnos cuenta, mas cuando la consecuencia de ese error nos repercute entonces hallamos la eneseñanza para aprender, que bueno es poder reflexionar sobre esto en particular...

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Carlos:

Desafortunadamente nuestras malas acciones dejan profundas heridas que aunque tratemos de remediarlas perdurarán para siempre.

Lo mejor es actuar correctamente y evitar hacer daño a nuestros semejantes.

Abrazos.

KAMELUCHA,.,.,.,.,., dijo...

Ya lo creo que si,,,
una gran reflexion , hay que aprender para despues desaprender jjjjj, es excelente
ahhh y voy a ser abuelilla creo que para junio si todo va biennnn
un besote niño lindo...

La Gata Coqueta dijo...



¡¡Feliz día de la mujer para ti!!

Siempre hay una mujer a nuestro lado, madre, hermana o amante esposa.
Ante ella hoy me inclino rindiendo mis respetos y admiración.

Una mujer no merece un día para honrarla, sino toda una vida para ensalzarla,
porque es maravillosa creación del Señor para germinar el cielo.

Un abrazo

María del Carmen