PARA TOD@S LOS AMANTES DE LA CREACIÓN Y EL PENSAMIENTO ¡¡¡BIENVENIDOS!!! A MI ESPACIO Y LUGAR DE ENCUENTRO... DÓNDE ESPERO OS SINTÁIS LO MÁS CÓMODOS.

domingo, 16 de agosto de 2009

Haciendo surf sobre las olas


Hacer surf sobre olas gigantescas que parecen perseguirte debe ser algo inexplicable. Sentir el frescor marino en la cara y la adrenalina circulándote por el cuerpo; seguir la fuerza del mar cómo intenta imponerse, y sentirse capaz de superar las barreras que el mar pone en forma de olas para evitar que pasemos.

¡Cuántas veces me he sentado en la orilla para ver romper las olas a mis pies! ¡y cuántas en los diques donde el estruendo es aún mucho mayor! ¡y cómo parecen arrastrarte con su fuerza y su color!

Pero no son éstas sino olas que se quedan pequeñas junto a las que superan los surfistas, siempre pendientes de encontrar la más alta posible, la que más retos les ofrezca. Forman auténticos túneles acuosos que parecen estrecharse más y más antes de caer imponentes sobre el deportista o a su espalda.


Sin embargo, cuando la ola ha roto y la nube de vapor que se levanta desaparece, el corazón parece latir contento de ver aparecer al surfista intacto sobre su tabla un poco más allá.


¿Sabíais que el surf tiene casi 500 años de antigüedad? ¿que fue en las islas de la Polinesia donde por primera vez se vio a los hombres y mujeres “cabalgar” sobre grandes tablas de madera sobre las olas?… Fue James Cook, el famoso navegante, el que escribió sobre ello en el año 1778 cuando llegó a las islas Hawaii.

Desgraciadamente, una vez más, el efecto de la conquista produjo que se perdiera aquella costumbre y que durante 150 años se escondiera en el olvido.


Fue a principios del siglo XX cuando comenzó a resurgir nuevamente, primero en Oahu, luego en Maui, pero curiosamente no fueron hawaianos quienes más lucharon por propagar este deporte. El primero y más implicado fue Jack London, famoso escritor, y en segundo lugar, Alexander Hume Ford, quien dio conferencias sobre el surf por todo el mundo.


Se extendió a California, a Australia, y finalmente, conquistó el mundo, demostrando que incluso las olas más salvajes pueden llegarse a domesticar si tienes la habilidad y el valor necesarios para hacerlo.

¿Os animáis alguno? es increible lo que nos ofrece la propia naturaleza...

11 comentarios:

Adara dijo...

Olé con las olassss!!!!!

la fotos muy chulas y el surf pues también, es una gozada verlo porque lo de parcticarlo...ya está mas chungo!!

un saludooo!!

Mari dijo...

Aquí y sobre todo en verano los niños aprenden antes a surfear que a caminar....Son niños de los que algunos sólo tienen cinco año...Niños y niñas que no tienen miedo al mar y que se adentran para coger sus primeras olas...Esto para los canarios/as es una pasión que llevamos a no poder vivir sin una playa y para otros/as una tabla bajo los pies....

Aprendices/zas de surfero que se encuentran como pez en el agua entre las olas de una de las puntas más grande de la playa de la capital...La Cícer...

Nunca es tarde para ser adicto/a a las olas.... Sólo hay que tener ganas y un espíritu joven y libre para inyectarse esta pasión...Que a más de uno lleva a dedicar el poco tiempo de descanso que tiene subirse a una tabla...

Saludos charly cuidate...

Angelosa dijo...

Me encantan las fotos y el deporte tambien, es una pasada, hay una peli del Patrick Swayze el del Gost, que trata de esto y me la he tragado un montón de veces. Charly te apuntas hacer surf en el Manzanares cuando nos haga el alcalde la Playa? jajaja.

Un besazo

Jacquie. dijo...

Hola Charly,¿cómo estás?.

Me encanta el mar,me encanta ver las olas,de pequeña hablaba con ellas jajaja.

Que gusta el mundo del surf,me gusta más de lo que te imaginas.

En Venezuela hay unas olas extraordinarias para poder "surfear".

Me ha gustado muchísimo esta entrada,mucho,mucho.

Un beso muackss.

Jacquie.

Shanty dijo...

Carlos:
Gracias por escribirme, tu blog tambièn me ha parecido maravilloso. Tocas temas interesantes y de una manera que atrapa al lector.

Casualmente tengo un sobrino que hace surf de forma profesional. Siempre lo he admirado por su forma tan aventada de hacer las cosas. Quien supera una ola de ese calibre, ya ¿que no puede superar en la vida?

Un beso.

Maria Jesús dijo...

Yo, la verdad, es que acabo de regresar de mis vacaciones en la playa y un día que lo pasé todo entero en ella, una ola me cogió desprevenida y me arrastró un buen rato, me obligó a dar varias volteretas dentro del agua y cuando conseguí salir, lo hice mareada y asustada. ¡Caray con las olas! Pero me encantó tu post...

Maria Jesús dijo...

Yo, la verdad, es que acabo de regresar de mis vacaciones en la playa y un día que lo pasé todo entero en ella, una ola me cogió desprevenida y me arrastró un buen rato, me obligó a dar varias volteretas dentro del agua y cuando conseguí salir, lo hice mareada y asustada. ¡Caray con las olas! Pero me encantó tu post...

Cornelivs dijo...

Volví de mis vacaciones,amigo, y estoy encantado de estar de vuelta.

Estupendas las fotos que hoy nos traes. Uff, que vertigo da la velocidad.

Me encantaria asprender a practicar surf, pero creo que a mi edad (44) es demasiado...

Un abrazo.

Alatriste dijo...

Me gusta ver las acciones espectaculares del surf, pero no creo que fuera capaz de practicar este deporte. Así que mejor me quedo de espectador. Espero que el verano vaya bien, compañero. Un abrazo.

ion-laos dijo...

La magia del agua...un misterio que te envuelve,da vida y tiene vida...prefiero mirar,que para eso hay que tener un equilibrio...y con lo pequeña que soy, vamos, que para mi una tabla, el palo con el que te mira el medico la garganta,jajajaja
Un besote guapeton!

ion-laos dijo...

- Al ser la Olivina una piedra volcánica por haber sido expulsada por el volcán en las denominadas “bombas de lava” es el mineral ideal para calmar los nervios y eliminar miedos inconscientes, aporta energía Vital y tonifica el cuerpo. Los cristales de Olivina son raramente grandes, pudiendo encontrarse collares de una o más vueltas que aporta a la persona que los lleva una inusitada Vitalidad, serenidad y Paz.

- Conocida por los antiguos Egipcios como “piedra del sol”, el peridoto ha gozado de una reputación mística y sus supuestos poderes incluyen: eliminar la ansiedad, realzar la articulación vocal y traer suerte en las relaciones y en el matrimonio.


El regalo en mi casita,besitos